La piel no solo es el órgano más extenso del cuerpo, también es el más delicado, pues diariamente lo expones a muchas bacterias e impurezas. Por eso, aprender a cuidarla es esencial para conservarla sana y limpia. Pero antes de empezar es necesario conocer qué tipo de piel tienes. Acá te dejamos algunos consejos prácticos para que aprendas a reconocerla.

Existen cuatro tipos de piel: normal, grasa, seca y mixta, y cada una de ellas es diferente y requiere de ciertos cuidados específicos.

 

Piel normal

Piel normal o balanceada significa que tu piel no se irrita con facilidad, es decir, que es raro que te salgan granitos y no tiendes al enrojecimiento o a las manchas. Sin embargo, no olvides siempre mantener tu piel hidratada, utiliza cremas balanceadas para cuidar tu piel y todos los días recuerda usar bloqueador solar.

 

Piel grasa

Si sientes que tu cara brilla de más, sobre todo en la zona T (nariz, frente y barbilla) seguramente tienes piel grasa. Este es el tipo de piel más común, es una piel que debes cuidar mucho, pues tiende a producir más acné, pero, curiosamente es la que más tarda en mostrar signos de envejecimiento.

Para mantener controlada la grasa de tu piel, no puedes olvidar tu rutina diaria de limpieza. Así mismo, busca siempre productos libres de aceite, para evitar el exceso de grasa.

 

Piel seca

Si por el contrario, sientes que tu piel tiende a resecarse y que el viento o el frío la pone quebradiza, es porque seguramente tienes una piel seca. En este caso, es indispensable mantenerla humectada todo el tiempo, aplicar cremas humectantes al menos 3 veces al día y procurar el uso de exfoliantes

 

Piel mixta

Como su nombre lo indica, quiere decir que dos tipos de piel conviven en la tuya. Por lo general, la zona tiende a ser grasosa, pero fuera de ella tu piel es normal o un poco seca. Es muy común tener este tipo de piel, y su cuidado es similar al de la piel normal, pero tienes que incorporar, además de la limpieza y la hidratación, productos para protegerlos del sol.

 

Checklist de cuidado para tu piel

Ya sabes tu tipo de piel, ahora hagamos un checklist de los cuidados diarios que debes tener.

  1. Lávala todos los días con agua y jabón.
  2. Crema humectante para evitar resequedades, recuerda que las pieles grasas también deben humectarse.
  3. Crema antisolar, todos los días, incluso si te vas a quedar en casa.
  4. Si te maquillas, quita el maquillaje siempre antes de dormir, así evitamos cerrar los poros.
  5. Crema para humectar antes de dormir.

Recuerda que toda esta rutina puedes hacerla con la delicadeza cuidado que te brindan los pañuelos faciales Suave gold®.

¡Sigue estos consejos para seguir mostrando tu mejor cara!

#Eresgold

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *