Cada 19 de octubre conmemoramos el Día Internacional de Lucha Contra el Cáncer de Mama para crear conciencia en hombres y mujeres sobre esta enfermedad y, que así mismo, accedan a chequearse cada mes, ya que la detección temprana puede salvar sus vidas.

A partir de los 13 – 14 años, todas las mujeres están propensas a desarrollar este cáncer, pues desde ese momento se desarrollan las glándulas mamarias; por esta razón es de gran importancia que todas realicen su autoexamen mensualmente. Pero… ¿sabes cómo hacerlo? Si no lo tienes claro aún, acá te explicaremos el paso a paso, los síntomas a los que debes estar más alerta ​​ y qué días hacerte el chequeo.

 

El autoexamen

¿Cada cuánto hacerlo y en qué momento? 

  • Debes realizarlo de 3 a 5 días después de que tu período termine, ya que durante los días que estás en tu ciclo, las mamas se inflaman y no podrás sentir bien cualquier anormalidad.
  • Las mujeres de 40 años en adelante deben iniciar la detección con un mamograma (o más conocido como mamografía) cada año.
  • A partir de los 55 años, las mujeres pueden optar por tomarse la mamografía cada dos años.

¿Cómo hacerlo?

  1. Párate con los brazos al lado, frente a un espejo que sea amplio, para que puedas ver tus senos con claridad. Revísalos bien e identifica que la textura de la piel no presente anormalidades como: arrugas en la zona, hoyos o que la piel tenga apariencia de cáscara de naranja.
  2. Repite lo mismo, pero esta vez con los brazos detrás de la cabeza.
  3. Luego acuéstate boca arriba y coloca tu mano derecha detrás de la cabeza. Con los dedos del medio de la otra mano, presiona suavemente pero con firmeza en el seno derecho, haciendo movimientos circulares alrededor de la mama. Haz lo mismo con el otro seno, pero esta vez levantando tu brazo izquierdo.
  4. Después, siéntate y palpa tu axila, pues el tejido mamario se extiende también en esta zona y debemos tenerla en cuenta a la hora de hacer el chequeo.
  5. Presiona suavemente el pezón y verifica que no haya secreción.

Cambios a tener en cuenta

  • Aparición de un bulto o masa extraña alrededor del seno o cerca de la axila.
  • Cambio en la forma en la que se ve la mama: engrosamiento o pesadez notable.
  • Arrugas, hoyuelos, protuberancias o piel de naranja.
  • Cambio reciente en el pezón: se invierte en lugar de sobresalir.
  • Enrojecimiento, sensación de calor, hinchazón o dolor.
  • Llagas, erupciones y/o picazón.
  • Secreción del pezón.

¿Qué hacer en caso de que encuentres algo anormal en tu autoexamen? 

  • Aunque es un momento en el que entras en un estado de angustia, procura guardar la calma pues esto ayudará a que tomes mejores decisiones y actúes adecuadamente. Es importante que te contactes con tu médico y saques una cita de manera inmediata, ya que él te podrá informar a través de exámenes si lo que sentiste es un bulto benigno.

Evita los riesgos del cáncer de mama, cuidándote como lo mereces. Visita a tu médico anualmente y hazte el autoexamen una vez al mes.  #ElRosaTambiénEsGold

 

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/breast-exam/about/pac-20393237 

https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=autoexamendelossenos-90-P04690 

https://www.uniagustiniana.edu.co/noticias/la-importancia-del-autoexamen-para-detectar-tiempo-un-cancer-de-seno 

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001993.htm 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.