Aunque muchas veces se pase por alto, contar con un espacio de trabajo adecuado trae muchos beneficios no sólo en la productividad, sino también en la salud emocional. Un espacio cómodo y seguro puede propulsar un cambio radical en la forma que desarrollamos nuestras tareas del día a día. Según estudios, tener un espacio de trabajo óptimo puede aumentar la salud general y felicidad de las personas hasta un 30%.

Para tener un espacio de trabajo adecuado no es suficiente contar con un escritorio, un computador y diferentes herramientas. Es necesario tomar en cuenta que pasamos alrededor de 40 horas por semana laborando, por lo que nuestro espacio debe contar con diferentes aspectos para desarrollar nuestra creatividad, concentración y, a largo plazo, nuestro desempeño laboral.

A continuación, desde Suave gold ® te compartimos cinco ideas para mejorar tu espacio de trabajo.

Mantén una rutina diaria para ordenar

En un entorno desordenado podemos perder mucho tiempo buscando herramientas o documentos que están fuera de su lugar. Establecer una rutina diaria para ordenar tu escritorio te ayudará directamente para enfocarte en tus responsabilidades y evitar distracciones o incomodidades. Crear una estructura de orden no solo facilitará tu productividad, sino que puede llegar a estimular tu creatividad mediante los diferentes mecanismos que desarrolles para mantenerte ordenado.

Establece una iluminación adecuada

La iluminación es uno de los factores más importantes para mantener aspectos como la concentración y, por ende, sentir mayor inspiración al momento de realizar nuestro trabajo. Sin duda alguna, la iluminación natural siempre será la mejor opción. Si tu espacio de trabajo tiene ventanas que den a un exterior tranquilo como un jardín, es cuestión de aprovecharlo al máximo para recibir no solo iluminación natural sino también un ambiente que irradia paz en todo momento.

Personaliza tu espacio

Cuando organizamos nuestro espacio, pocas veces pensamos en la decoración. Darle el toque personal a nuestro lugar de trabajo puede tener un fuerte impacto en tu productividad, ya que sentirás que tu personalidad está plasmada en tu lugar, lo cual te ayudará inmediatamente a sentirte más cómodo y explotar tu lado creativo. Es crucial elegir bien los colores que nos rodeen, ya que estos tienen un impacto en nuestro estado de ánimo y nuestra funcionalidad cerebral.

Distribuye bien tus herramientas y materiales

Esto va directamente de la mano con ordenar el espacio de trabajo. Tener organizado todo nuestro material necesario para trabajar evita retrasos y distracciones. Los cajones, estanterías o cajas de almacenamiento son de vital importancia para distribuir bien todas nuestras herramientas. Te recomendamos dividir tu espacio en zonas, dividiéndolo por almacenamiento, artículos de uso diario y estantes para colocar revistas, papeles o libros que puedan ser de utilidad.

Cuida tu postura

Trabajar en una posición incómoda puede traernos dolores severos y a largo plazo, puede afectar de manera momentánea o permanente nuestra postura. Busca siempre tener la pantalla de tu computador a la altura de tu mirada, mantén tus brazos y muñecas al mismo nivel de tu teclado, utiliza una silla ajustable con soporte lumbar y separa tu pantalla a 60 centímetros de tus ojos.

Cuidar todos estos aspectos puede traer múltiples beneficios para tu desempeño diario. Desde pequeños detalles de tu salud, hasta mejorar tus tiempos de productividad. Cuidar nuestro espacio de trabajo es una actividad esencial para nuestro buen funcionamiento, y con estos consejos se volverá una tarea más sencilla con el paso del tiempo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.